El Lambucio Ilustrado: Rebeldía fashion (o nueva la estética izquierdista consumista)

viernes, 11 de enero de 2013

Rebeldía fashion (o nueva la estética izquierdista consumista)

Lambucio Ilustrado: crónicas lambucias


Producto de la expansión manufacturera de la quincalla del mundo (China) y sus vecinos, la democratización de la moda se ha establecido en casi todos los rincones del orbe: zapatos Nike, camisas Aeropostal, cortes de cabello entre lo punk y lo pop.  Ciertamente, el abaratamiento de la mercancía –que va de la mano, claro está, con la explotación- hace posible que la farándula tenga sus provisiones al alcance de la mano. De un tiempo para acá, cuando la globalización se hace patente no sólo por el mercadeo multinacional sino por la omnipresencia de la opinión (redes sociales),  la rebeldía político-cultural asume como propia la estética del establishment, generando no pocas distorsiones de la realidad. 

  
Un serio atentado a la coherencia llamaría yo a esta nueva-vieja apetencia de la rebeldía mercadotécnica, de la guerrilla del marketing, de la izquierda de los códigos de barra y comida rápida. La rebeldía fashion es el nuevo engendro del desencuentro y de la toma de cualquier identidad arrebatada a trompicones de la vitrina de un mall. Sí, el rebelde fashion prefiere los anglicismos. Los nuevos referentes de la rebeldía coquetean con la coquetería.

El rebelde fashion no sólo gusta del buen vestir, sino de la opinión gratuita: en España cala perfectamente el apodo de “giliprogre”: una persona que, para no quedarse sin opinar, emite cualquier declaración políticamente correcta aún cuando contradiga sus anteriores argumentos. Flirteos con el ecologismo, el antiimperialismo y lo hippie, el rebelde fashion es el paradigma de la izquierda actual. ¿Y cómo no, si sale tan barato un par de Levi’s y unos lentes de sol? Claro, uno tiene derecho a vestirse como quiere, incluso de burgués. ¿No, rebeldes?


La victimización como vehículo de la generación de estereotipos no es nueva en la izquierda: quien pueda leer entre líneas el mensaje expuesto en la foto anterior podrá apreciar cómo una mal comprendida expresión artística puede ser canalizada como parte de la identidad nacional: sí, cuesta creer que la patria sea defendida por estos niuyorkinos cautivos en Caracas; para esta nueva rebeldía, la ideología es estética, y dicha estética es costosa. 

¿Desde cuándo la venezolanidad está en el Bronx?
Publicar un comentario